Bogotá, marzo 31 de 2020 – Cuatro empresas colombianas unieron sus conocimientos, esfuerzos y experiencia para crear un prototipo de estructura hospitalaria hecha en PVC, con partes metálicas, para poner a disposición del Gobierno nacional, del sector privado y del sistema de salud colombiano y atender de esta forma un posible déficit de habitaciones hospitalarias, centros de emergencia y ambientes de aislamiento de pacientes contagiados por el COVID-19. Estas estructuras se fabrican e instalan completamente en menos de una semana.

Se trata de estructuras modulares de entre 50 y 72 metros cuadrados compuesto por paredes, techos, puertas y divisiones hechos de PVC, con estructura en acero, desarrollados por las empresas Vestolit (Mexichem), - único productor de la resina de PVC en Colombia con planta en Cartagena-; Azembla, -con planta en Cartagena, experta hace más de 20 años en sistemas constructivos, Spradling Group -principal exportador nacional de pisos y telas vinílicas, y Acesco, líder en la industria metalmecánica del país.  

“El PVC es un material versátil que lleva más de 100 años aportando a mejorar la calidad de vida en innumerables aplicaciones y ahora es un gran aliado en la lucha contra la pandemia que el mundo está sufriendo. El PVC es utilizado en el sector de la construcción, en dispositivos médicos, entre muchas otras aplicaciones, y desde allí muestra sus grandes cualidades para afrontar el gran reto de salvar vidas. Estas unidades son livianas, resistentes a los agentes químicos usados en la desinfección, fácilmente lavables, higiénicas y cien por ciento reciclables”, sostuvo Andrés Mejía, presidente Resinas Generales, Vestolit.

La fabricación en planta de las mencionadas estructuras hospitalarias en PVC toma de tres a cuatro días y pueden ser ensambladas en terreno de manera exprés en tan solo dos días. En comparación con una construcción tradicional, la estructura de PVC -además de representar un bajo costo-, es liviana, y por tanto móvil: un metro cuadrado pesa 11 kilogramos frente a los 50 kilogramos que puede pesar una pared de concreto o ladrillo.

“Como parte del compromiso de la industria del PVC, y en general del sector plástico, hemos decidido donar, en un principio, dos unidades de estas estructuras hospitalarias, una para adaptar cubículos de cuidados en el coliseo de una ciudad y otra para agregar nueva capacidad hospitalaria en un municipio intermedio del país, para así facilitar la logística de atención médica de pacientes con coronavirus donde sean requeridas de manera urgente“, aseguró Daniel Mitchell, presidente de Acoplásticos. 

“Acesco, en sus 50 años, continúa aportando a la construcción del país. Este proyecto es una oportunidad de demostrar nuestro compromiso con la función social que las empresas debemos tener y poder demostrar que los elementos constructivos en acero son más ágiles, versátiles con cualquier tipo de material y rápidos en el traslado del material. Además, se pueden incorporar fácilmente a soluciones rápidas y económicas en tiempos de crisis. Es hoy cuando debemos aportar, hacer sinergias y encontrar soluciones entre todos los actores de la sociedad”, menciona Felipe González Garza, Presidente Ejecutivo de Acesco.

“Los sistemas constructivos en PVC son una inversión de largo plazo ya que una vez se combata la emergencia sanitaria, el PVC puede desinfectarse fácilmente y ser trasladado a otro sitio para ser usado con otro fin. O también, puede desinfectarse y mandarse a reciclar, ya que el PVC es 100% reciclable”, Alejandro Albán, Gerente General de Azembla.

Las estructuras hospitalarias hechas de PVC, con componentes en acero, cuentan con certificación por parte del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible.

COLOMBIAPLAST  2022